¿Cuánto cuesta traducir una página web? Los factores a tener en cuenta

cuánto cuesta traducir una página web

«¿Cuánto cuesta traducir una página web?». Esta es una pregunta habitual que se hacen muchas empresas cuando deciden expandirse hacia mercados internacionales. Y es que la traducción web es uno de los primeros pasos en el proceso de internacionalización de un negocio, ya que resulta fundamental no solo para que los potenciales clientes te encuentren al hacer una búsqueda en su idioma, sino para que se queden en la web y, finalmente, decidan hacer una compra o contratar un servicio.

El coste de traducir un sitio web puede variar considerablemente en función de diversos factores que detallaremos a continuación. Pero, en primer lugar, se ha de tener muy claro en qué idioma o idiomas se debería realizar la traducción. Puede darse el caso de que la empresa en cuestión ya cuente con clientes en el extranjero o, quizás, busque llegar a un target (público objetivo) en concreto. Sea cual sea el caso, como mínimo la web debería estar disponible en el idioma nativo de sus clientes actuales o en el del mercado objetivo al que le gustaría llegar. Ofrecer los contenidos en la lengua natal del público objetivo resulta imprescindible para tener éxito en la internacionalización de un negocio, ya que es sinónimo de confianza. Esto cobra aún más relevancia en el caso de los e-commerces, donde el sentimiento de confianza y seguridad son fundamentales para que llegue a efectuarse una compra.

Cuánto cuesta traducir una página web: factores determinantes

Una vez definido el idioma al que se realizaría la traducción en función de las necesidades comerciales y el target, llega el momento de preguntarse cuánto cuesta traducir una página web. Como ya te adelantábamos, el coste puede variar mucho, puesto que son varios los factores que influyen en él: desde el idioma de destino hasta el número de palabras o la tecnología aplicada. Pero, básicamente, se podrían agrupar en dos: el coste de traducir los contenidos y el coste de implementar una solución tecnológica.

Coste de la solución tecnológica para convertir una web en multilingüe

Para que un sitio web pueda estar disponible en más de un idioma, es necesario implementar una solución tecnológica que así lo permita. En este sentido, habría que tener en cuenta varios elementos que pueden influenciar sobre el coste final:

  • Licencia de software: algunos CMS o gestores de contenidos web admiten plugins o extensiones que permiten convertir un sitio web en multilingüe. La mayoría de ellos son de pago, aunque muchos disponen de versiones gratuitas, eso sí, limitadas. Dado que WordPress es uno de los CMS más comunes, su plugin WPML (Word Press Multilingual) es uno de los más utilizados para la traducción web. Su coste puede ir desde los $39 al año de su plan más básico, hasta los $199 del más completo. Puedes consultarlo en su web oficial, haciendo clic aquí. Para sistemas basados en Javascript, existen opciones como Transifex Live (desde $70/mes) y Localizejs (precio a consultar).
  • Diseñador o desarrollador web: otro de los gastos a considerar es la contratación de un profesional que configure la página web en los idiomas deseados, especialmente cuando se han utilizado otras tecnologías o frameworks para el desarrollo de la web inicial. Cuanto menos usual sea la tecnología, más escasos y, por tanto, caros serán los recursos humanos para su desarrollo o manutención. El precio de este trabajo también es variable, dado que dependerá del coste por horas del profesional, el tiempo que le lleve realizar la configuración, el volumen de trabajo… Respecto a este último aspecto, no es lo mismo que el desarrollador solo tenga que realizar la configuración del plugin que, además, encargarse de introducir también los contenidos traducidos en el CMS. Asimismo, si la web se traduce a más de un idioma, las horas de trabajo se multiplican.
  • Nuevo dominio y hosting: si optas por un subdominio, este es un coste que podrás ahorrarte pero si, por el contrario, quieres un nuevo dominio para la versión traducida de tu web, deberás adquirir uno. Por ejemplo, el dominio .UK para la versión inglesa de tu web o .DE para la versión alemana. Lo mismo ocurre con el hosting. Si quieres alojar tu web traducida en un servidor del país o región de tu público, también supondrá un coste extra.

Coste de la traducción de los contenidos

Cómo no, para conseguir tener una página web en otro idioma lo principal es la traducción de sus contenidos. En su precio intervienen numerosos factores:

  • Extracción de los contenidos de la web: el precio podrá variar en función de si se disponen de los textos a traducir para enviarlos directamente al traductor o a la agencia de traducción o si, por el contrario, son ellos mismos los que tienen que encargarse de extraerlos del sitio web original para proceder posteriormente a traducirlos.
  • Imágenes con textos: es habitual que en las webs haya contenido audiovisual como imágenes. En ocasiones, estas imágenes llevan texto superpuesto que también habría que traducir y, por consiguiente, crear nuevas con el texto traducido.
  • Idioma de origen y destino: como seguramente ya sabrás, el precio de traducir una web al inglés no es el mismo que hacerlo a otros idiomas menos habituales como el chino o el árabe.
  • Localización: además de traducir los contenidos, puede que sea necesaria una labor de localización, es decir, adaptar la web a un país en concreto (idioma, moneda, cultura, valores…).
  • Dificultad de la traducción: tampoco el coste será igual para la traducción de una web corporativa básica que una que contenga contenidos especializados en medicina o ingeniería.
  • Plazo de entrega: si se trata de una traducción urgente, puede haber recargos por la limitación de tiempo y el esfuerzo que supone.
  • Revisión: aunque es opcional, es recomendable que la traducción de la web pase por la revisión de un segundo traductor para asegurar así que no se haya incurrido en ningún error. En el caso de traducciones que van a tener una gran visibilidad, como los sitios web, es muy importante ofrecer la máxima calidad, de lo contrario podría generarse una mala imagen de la empresa.

La planificación, pilar imprescindible para reducir costes en una web multilingüe

Una web multilingüe implica muchos costes y, para optimizarlos, requiere una planificación adecuada. Por eso, antes de proceder, es necesario tener muy claras las necesidades a cubrir, así como tener bien definidos los procesos. Algunas cuestiones que deberías plantearte previamente son las siguientes:

¿Qué workflow se utilizará para exportar y reimportar los contenidos traducibles?

Uno de los primeros pasos para traducir una web es exportar o extraer los contenidos traducibles y uno de los últimos, incorporar los contenidos traducidos al sitio web. Lo recomendable es plantearse ya en el momento del desarrollo web cómo se realizará su traducción o localización a otros idiomas. El desarrollo web es una variante de maquetación o desktop publishing de contenidos, aunque en lugar de realizarlo en Indesign o Word, se recurre a lenguajes de programación como .php, .asp, .jsp, xml, así como bases de datos. También son frecuentes los gestores de contenidos web y e-commerce como WordPress, Joomla! Prestashop, Woocommerce, Magento etc. Es, por tanto, importante plantearse en este punto cómo y por quién se realizará la preparación de los contenidos web para su traducción y quién los implementará posteriormente, ya que puede ser un factor de coste.

¿Cuáles son los formatos idóneos en cuanto a su compatibilidad con las herramientas modernas de traducción?

Hay gran variedad de formatos compatibles con las herramientas de traducción asistidas (TAO) comunes en el mercado. En el ámbito de la localización web, los más comunes son xlsx (Excel), xml, php, html, json etc.. o formatos mixtos como un Excel con entradas de html. En el caso de los gestores de contenidos web (CMS) como WordPress, existen extensiones o plugins que incluso permiten extraer los contenidos en .xliff, el lenguaje propio de las herramientas TAO, aunque el .xliff WordPress es una variante no plenamente compatible que suele requerir determinados ajustes. Lo importante es que sea posible exportar los contenidos en alguno de estos formatos y volver a reimportarlos de la forma más automatizada posible, ya que el copiar y pegar manualmente traducciones al backoffice de un CMS web no es eficiente y genera costes adicionales.

¿Qué pasa con las estrategias SEO en las versiones multilingües?

Si lo que quieres es que tus clientes extranjeros te encuentren, no solo deberás traducir tu web, sino también posicionarla en los buscadores para que aparezca cuando realicen una búsqueda sobre tus productos o servicios. Por tanto, a la hora de traducir una web hay que tener en cuenta si se quiere una traducción básica o una traducción optimizada para buscadores (SEO). Esta es una decisión que hay que tomar al inicio del proceso, puesto que las palabras clave definidas por la estrategia SEO deben incluirse en la traducción. Contemplar el SEO ya en el momento de la traducción aumenta el rendimiento del sitio web y permite reducir costes de optimización SEO on-site posteriores.

¿Cómo te organizarás para que las versiones multilingües se mantengan actualizadas cuando se realizan cambios en la web original?

Debe crearse una estrategia de actualización de contenidos bien organizada que permita mantener actualizadas todas las versiones lingüísticas del sitio web. Por tanto, en el momento de realizar cambios en el idioma original, debe tenerse en cuenta que también han de actualizarse los idiomas restantes. Al menos debe llevarse un registro de los cambios para acumular contenido y poder encargar periódicamente las traducciones sin tener que abonar tarifas mínimas de traducción que podrían encarecer el coste.

Como ves, definir cuánto cuesta traducir una página web es algo complicado y, dependiendo del caso, el precio puede llegar a suponer una gran inversión para conseguir aumentar el alcance internacional de la oferta comercial. Evidentemente, la traducción de la web corporativa o del e-commerce en sí solo es uno de los pasos en la internacionalización de la empresa, que requerirá también otras inversiones estructurales. No obstante, hay que sopesar los múltiples beneficios que puede traer para la empresa, como el aumento de las ventas en el extranjero o la mejora de la reputación de marca, entre otros muchos. Los actuales medios tecnológicos permiten ofrecer nuestros productos y servicios más allá de nuestras fronteras y para crecer o incluso sobrevivir, será necesario tomar posiciones.

Si necesitas traducir tu página web, no dudes en ponerte en contacto con Intertext. Hemos participado en más de 300 proyectos de traducción web que nos han dotado de la experiencia necesaria para ofrecer a cada cliente la mejor solución. No dudes en pedirnos presupuesto sin ningún tipo de compromiso, estaremos encantados de ayudarte.

Comparte en Redes Sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Solicitar presupuesto




    Adjuntar archivo

    He leído y acepto la política de privacidad

    Ebook: Escribir para traducir

    Ebook: Escribir para traducir

    Guía gratuita para la redacción de documentación corporativa multilingüe.

    ¡AHORRA COSTES PLANIFICANDO TU DOCUMENTACIÓN MULTILINGÜE!