¿Cómo afecta a la traducción la inteligencia artificial?

Solicite presupuesto

Índice

¿Qué es la inteligencia artificial?

¿Cómo utiliza la traducción automática la inteligencia artificial?

¿Cómo funciona el lenguaje artificial?

¿Por qué una máquina no puede sustituir a un traductor?

Cada vez parece que está más cerca ese futuro lleno de robots que nos pintaban en las películas de ciencia ficción. Hemos pasado de utilizarlos prácticamente solo en las cadenas de montaje de las fábricas a incorporarlos a nuestro día a día. Nos ayudan en las tareas del hogar y en el trabajo. (¡Están en todas partes!). Algunas profesiones han experimentado más la invasión de la robótica que otras, como es el caso de la traducción. Tal es el ritmo al que avanza la tecnología en este sector que muchos se preguntan si algún día el traductor será reemplazado por una máquina. En nuestro artículo de hoy, hablaremos de la inteligencia artificial y qué aplicaciones tiene en la traducción.

¿Qué es la inteligencia artificial?

Antes de nada, vamos a dejar claro qué significa este concepto. La inteligencia artificial es un campo de la informática que se ocupa de la creación de programas y mecanismos que pueden mostrar comportamientos inteligentes, como la capacidad de analizar, aprender, razonar con lógica y resolver problemas. Dicho de otra forma, la inteligencia artificial es la facilidad de dotar a las máquinas de pensamiento humano. Hablamos de pensamiento, y no de emociones y sentimientos o moralidad, es decir, la inteligencia artificial no puede comprender conceptos como el amor, el matrimonio o el sentido de la vida, pero sí podría tener estados que pueden ser descritos como intenciones o motivaciones.

Un sistema de inteligencia artificial es capaz de analizar datos en grandes cantidades y de identificar patrones y tendencias. Esto significa que puede formular predicciones de forma automática, con rapidez y precisión.

Algunos científicos, como el célebre Stephen Hawking, piensan que la inteligencia artificial se desarrollará de tal forma que superará a la de los humanos. Sí, da miedo que un robot pueda sustituirnos en todos los aspectos de nuestra vida, pero no temas. No todos los científicos coinciden con esta visión tan apocalíptica y no piensan que la inteligencia artificial pueda superar a la humana.

¿Cómo utiliza la traducción automática la inteligencia artificial?

No pienses que la traducción acabará siendo realizada por una especie de hombre bicentenario. El futuro parece ser más bien una colaboración entre traductor y máquina. La inteligencia artificial se está abriendo camino en el mundo de la traducción gracias a las herramientas tecnológicas que se emplean cada día en este campo. Un ejemplo de ello son los traductores automáticos. Algunos de ellos, como el traductor automático de Google, han conseguido desarrollar su propio lenguaje artificial para traducir. Más adelante te explicaremos cómo lo han conseguido.

Hace unas semanas, se publicó una noticia que puede que ya hayas leído. Facebook anunció que dejaba sus traducciones en manos de la inteligencia artificial. La compañía afirmaba que las traducciones de su red social habían mejorado un 11 %. También sostenía que la inteligencia artificial hacía las comunicaciones mucho más fluidas. Además, también ha surgido DeepL, un nuevo traductor automático que, con la tecnología de la inteligencia artificial, pretende superar a Google. Se están desarrollando varios proyectos con distintos enfoques como KantanMT, ModernMT y LILT para integrar soluciones de traducción automática neuronal en el entorno de la traducción profesional. A diferencia de la traducción basada en reglas o estadística, esta nueva modalidad se sirve de una especie de “metalenguaje” o “interlingua”, un lenguaje artificial que se nutre del aprendizaje profundo y de representación.

Es una realidad que la inteligencia artificial irá mejorando las herramientas de traducción automática. Al igual que ocurrió en su momento con las herramientas de traducción asistida, la industria de la traducción y la localización adoptará el uso de la traducción automática en algunos aspectos, pero su empleo no excluye al traductor humano de la traducción. El profesional siempre será necesario, y más cuando se usen herramientas de traducción automática, cuyas traducciones finales no son válidas para entregarlas directamente a un cliente por los errores que pudieran contener.

No obstante, no conviene creer que un traductor automático podrá realizar todas las traducciones de tu empresa. Nada más lejos de la realidad. Es cierto que es posible realizar una traducción con herramientas de traducción automática, pero el resultado debería pasar por un poseditor. Puedes conocer más información acerca de este proceso en nuestra entrada y, para saber cómo utiliza la traducción automática la inteligencia artificial, ¡sigue leyendo!.

¿Cómo funciona el lenguaje artificial?

Llegados a este punto te estarás preguntando cómo funciona el lenguaje artificial. No te preocupes, que no bajarás un día a la cocina y te encontrarás a tu frigorífico manteniendo un acalorado debate con tu microondas. Es un poco más complicado que eso. Cojamos como ejemplo el traductor automático de Google. Este traductor, amado por algunos y odiado por muchos, empezó traduciendo los textos palabra por palabra, sin tener en cuenta el contexto, lo que ocasionaba resultados bastante divertidos:Por si no lo sabes, la «ropa vieja» es un plato típico de Andalucía, pero parece que Google cree que a los andaluces les gusta comerse la ropa que ya no les vale o que no les gusta.

El nuevo modelo computacional se basa en la inteligencia artificial e imita las funciones de las neuronas del cerebro humano. Este sistema analiza las frases enteras, lo que significa que el traductor de Google está empezando a tener en cuenta el contexto de la frase. En nuestro ejemplo, detectará la incompatibilidad entre el verbo “comer” y algo que no es comestible como la “ropa vieja”. Para ello, es necesario un proceso previo en el que se clasifican estas dos expresiones en los campos semánticos (o temáticos) pertinentes. Este proceso es similar al aprendizaje del ser humano, que analiza y explora su entorno y aprende la relación que tienen las cosas entre sí.

Al principio solamente utilizaba la red neuronal en los idiomas más populares, pero parece que el sistema se ha vuelto más inteligente y ahora también la utiliza en los idiomas para los que no se le había entrenado. Los investigadores de Google creen que el sistema ha creado un lenguaje específico para la traducción, no comprensible para los humanos. Esto quiere decir que ha sido capaz de crear su propio lenguaje artificial.

¿Por qué una máquina no puede sustituir a un traductor?

Ahora que ya estás familiarizado con los conceptos de inteligencia artificial y lenguaje artificial, es importante que sepas que no es probable que los traductores automáticos sustituyan a un traductor profesional de carne y hueso. Es cierto que puede que en un futuro lleven a cabo más tareas, pero un traductor o poseditor deberá convertir en profesional la traducción que estos sistemas realicen. Por ejemplo, mira lo que pasa si dejamos que Google traduzca del inglés al español una estrofa de uno de los sonetos de Shakespeare:

No podemos preguntarle directamente a Shakespeare, pero creemos que no estaría muy contento con esta traducción de sus sonetos.

Por si no te ha quedado muy claro, aquí tienes una serie de razones por las que un traductor automático tendrá difícil sustituir a un traductor:

  • Intención del texto

La intención y los matices son importantísimos a la hora de traducir o interpretar un texto. Es muy difícil que una máquina distinga si se escribe o dice algo con una determinada intención (por ejemplo, ironía)

  • Palabras en otro idioma

En muchas ocasiones, los autores de un texto escriben en un idioma y deciden incluir una palabra o expresión en otro. Un traductor humano sabe por qué lo hacen. El traductor automático se liaría, porque funciona mediante algoritmos. En cambio, un traductor tiene la suficiente experiencia como para saber que si en un texto en español aparece c’est la vie, es que el autor ha querido emplear la expresión francesa a propósito, por ejemplo, porque da a entender que eres culto, porque es “fashion” o sigue determinadas modas lingüísticas que surgen y después desaparecen.

  • Dichos y frases hechas

Los refranes, frases hechas y dichos son un aspecto particularmente difícil para un traductor automático. Por ejemplo, en español se dice matar dos pájaros de un tiro, pero en inglés es to kill two birds with one stone (dos pájaros con piedra). Si lo pasamos por el traductor automático dirá literalmente to kill two birds with one shot. Es cierto que se puede alimentar al traductor para que reconozca estas frases, pero es muy difícil que un día pueda llegar a reconocerlas todas, debido a la naturaleza dinámica de las lenguas.

Es obvio que la tecnología ayuda y seguirá ayudando a la traducción, automatizará una gran parte de tareas y hará que traduzcamos más rápidos y mejor. De momento, la traducción automática carece de la fiabilidad necesaria para prescindir de la labor del traductor o poseditor humano y habrá textos en los que y tal vez nunca lo haga, porque nuestra comunicación, a veces imperfecta, siempre cambiante, a menudo emocional, es un producto humano, algo que las máquinas todavía no han conseguido dominar.

¡Hasta pronto!



Deja un comentario