El traductor jurídico, un experto en leyes

Experto en leyes traductor

La traducción jurídica o legal consiste en traducir documentos de carácter jurídico-administrativo, ya sean públicos (de la administración) o privados (redactados para regular jurídicamente acuerdos entre empresas o particulares). No hay que confundirla con la traducción jurada, que se refiere a la traducción de todo tipo de documentos con el sello de un traductor habilitado por un organismo oficial y que certifica que la traducción es fiel al original.

En traducción jurídica, cualquier error puede tener consecuencias legales. Por esta razón, recomendamos recurrir siempre a un traductor jurídico con formación especializada en la materia del documento que necesitamos traducir.

Los siete principios fundamentales del traductor jurídico

1.

Tener formación jurídica. Dada la enorme responsabilidad, un traductor jurídico necesita formación y experiencia en el ámbito legal para minimizar la posibilidad de error

2.

Tener conocimientos avanzados de la especialidad. Imprescindible para traducir aquellos términos con un significado muy específico dentro de una rama jurídica, ya se trate de derecho laboral, derecho civil, derecho mercantil, derecho administrativo, derecho internacional o derecho penal.

3.

Conocer las leyes y procedimientos de los dos sistemas legales: el del país del texto original y el del destinatario. Cuando la traducción jurídica no solo informa, sino que busca tener efectos legales en otro país, hay que realizar una labor previa de investigación en Derecho comparado.

4.

Estar al día. Cualquier jurista o profesional que trabaje en el ámbito legal, incluidos los traductores jurídicos, necesita saber si cambian las leyes o se aprueban otras nuevas dentro de su especialidad.

5.

Conocer las tipologías de documentos legales: los distintos tipos de documentos que utilizan las administraciones de justicia siguen un estilo y unas fórmulas muy concretos, que varían de un país a otro, y conviene estar familiarizado con ellos.

6.

Traducir solo en los idiomas que se domina. No vale ser un experto en un ámbito legal y tener conocimientos básicos de inglés o cualquier otro idioma. El traductor jurídico debe ser profesional en la traducción y la especialización por igual.

7.

7

Cuidar la precisión lingüística y el rigor terminológico. Además de conocer y usar los términos más precisos dentro de la especialidad, se requiere también una capacidad de documentación y creación terminológica para poder traducir los conceptos y figuras legales que no tengan una equivalencia exacta en el idioma de destino.

¿Cómo encontrar al traductor jurídico ideal?

En las traducciones jurídicas no sirve cualquier traductor. Una mala traducción puede causar perjuicios legales tanto al traductor o su agencia, que podrían ser demandados, como al emisor o al destinatario del documento traducido, con las pérdidas económicas que eso conlleva.

Para garantizar una buena calidad de traducción, es esencial acudir a un traductor profesional que cumpla con los siete principios anteriores. Por otro lado, incluso el mejor traductor es humano: puede cometer errores o no alcanzar la perfección en todas las facetas técnicas o lingüísticas. Una buena traducción es un trabajo en equipo en el que el traductor, el revisor y el encargado del control de calidad final se complementan. 

traducción contratoPor ello, otra opción es contratar los servicios de una agencia especializada en traducción jurídica. En Intertext tenemos experiencia en buscar a los profesionales más adecuados para cada proyecto: seguimos un proceso de selección que se enmarca en un sistema de calidad certificado según las normas ISO 9001 e ISO 17100. Solo colaboramos con traductores jurídicos que demuestran un dominio lingüístico en ambos idiomas y que acreditan formación y experiencia específica en el ámbito legal del documento que se va a traducir.

¡No te la juegues! En Intertext te asignaremos a los traductores jurídicos ideales para llevar tu caso.

Comparte en Redes Sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Solicitar presupuesto




    Adjuntar archivo

    He leído y acepto la política de privacidad

    Ebook: Escribir para traducir

    Ebook: Escribir para traducir

    Guía gratuita para la redacción de documentación corporativa multilingüe.

    ¡AHORRA COSTES PLANIFICANDO TU DOCUMENTACIÓN MULTILINGÜE!